"Existe la profundidad de las personas que hoy en día, pocos se paran a conocer"

"Existe la profundidad de las personas que hoy en día, pocos se paran a conocer"
Isa y Tsehay

Hoy despedimos a una de nuestras voluntarias, después de 20 días de voluntariado, Isa nos cuenta cómo se ha sentido y qué se lleva de esta gran experiencia. Desde el equipo de Tsehay queremos darte las gracias por tu entusiasmo, tu colaboración, tu capacidad de ponerle a cada situación un toque de risa y de humor… Sabes que todxs los peques del Gerbicha School van a echarte de menos.  Esperamos que algún día pueda haber un reencuentro, pero mientras tanto sigue guardando parte de Etiopía en tu corazón. 

“¿Tú? ¿La de las mil quinientas fotos? La de antes muerta que sencilla. ¿Estás loca? Etc..etc.. ¡Pues si! Una cosa no riñe con la otra.. porque existe la profundidad de las personas que hoy en día, pocos se paran a conocer...y sí...De allí vengo... de África... de Etiopía...y vengo con tanto de vuelta...
Hay tanto que he visto... que cada día me sorprendía algo... lucha entre niños y niñas con carácter, con rebeldía, con mucha fuerza… niñas y mujeres defendiendo lo suyo, su lugar o la verdad!
Pobreza... mucha pobreza... personas en habitaciones... habitaciones que llaman casas con grietas y techos de metal con colchones en el suelo y sin duchas, sin váter.. un agujero les basta y una garrafa de agua para mojarse... quienes la tienen... pero es su manera de vivir... Personas que hay días que no comen o no cenan y siguen cada día luchando por un mísero birr.
Te llaman blanca, extranjera… extrañados al verte en su terreno y algunos intentan engañarte para cobrarte mas...pero pocos... otros te miran... y te miran a la cara y sonríen y te saludan. Y son tan bonitas esas caras.. tan agradables.. que no tengo forma de describir lo que siento en esos momentos porque me gustan estas personas que te miran con cara de verdad y humildad. Qué no tienen nada.. ni lujos ni dinero apenas… pero sonríen. Y eso es algo muy grande.
Homosexualidad penada... pero grandes amistades… hombres agarrados de la mano porque son amigos... ¡son hermanos! Y pasean así... juntos... sin tener que ser homosexual.
NIÑXS… niñxs que andan kilómetros por llegar al cole y ver y sentir algo nuevo... niñxs que están desgastados de trabajar desde pequeños para salir adelante. Niñxs descalzos, con ropa rota y sucia y sin apenas agua pero son felices así porqque no han conocido otra vida... esa vida salvaje es la que han tenido desde que nacieron y es con la que se levantan cada mañana. Al ver eso a mí se me rompe el alma pero después ves que te miran y te sonríen y te dan besos y abrazos y juegan, corren, saltan y bailan...y si están cansados van a una sombra a descansar un poco y luego siguen disfrutando... a su manera... y le das un simple rotulador y se les ilumina la cara... y soy feliz al ver eso.
Música y baile es primordial para esta forma de vida... niñxs, jóvenes y personas ancianas llenas de vida bailando sin parar dándome una lección increíble... porque existe algo mágico cuando bailas y aquí lo he sentido a diario.
Tanta generosidad entre ellos... y con nosotros... lo poco que tienen te lo dan porque cómo me dijeron una noche... estamos en Etiopía y aquí se comparte... u otro día en un quiosco de donuts, cuando compramos dos días seguidos y al tercero nos lo regalaron. Es sorprendente..
Esa palabra principal que va por encima de todo... (chiquerelo, todo está bien...) porque no hay problema que no se pueda solucionar... ellos que tienen tan poco y siempre tienen una solución... otra lección más.

De verdad. Yo me quedo con las personas bonitas... esas personas sonrientes, esos niños con esas caras de felicidad y entusiasmo, esos paisajes salvajes y libres llenos de aire puro y de color verde y sobretodo me quedo con el amor y la generosidad que me han transmitido y que me llevo en el corazón y en el alma. Y sí... Estoy orgullosa de mi, de haber superado está aventura que ha sido increíble y bonita pero con muchos bajones y momentos crudos. He intentado darles todo lo bonito y positivo de mí y mucho mucho amor y atención a esos niños que es lo que más les falta.
Todo esto es algo que he vivido y recordaré siempre...pero lo que he sentido... es algo INEXPLICABLE.
.Gracias a todas esas personas que estuvieron ahí desde el principio y que se han preocupado por cómo iba todo, gracias también a Aki y a Fika, dos personas con un alma increíblemente bonita que siempre han estado ahí paya ayudarnos. 
Y sobre todo gracias a Tsehay, esta asociación tan bonita como su fundadora, Myriam, gracias por está aventura tan enriquecedora que he compartido con ella, con mi Macarena y Borja. Hemos hecho un gran equipo, 24 horas juntos y muchos momentos, muchas risas, bajones también pero ahí estábamos para apoyarnos y escucharnos el uno al otro... estoy feliz por todo lo que hemos realizado y compartido. 
Gracias, gracias y gracias por tanto.”